Las exigencias de la calidad hacen necesaria la calibración como un componente que evalúa y asegura el grado de confianza entre nuestro instrumento y un equipo maestro, brindando validez y trazabilidad a la medición.

La calibración es una comparación entre las mediciones: una de la magnitud conocida o corrección (un estándar) y otra de la unidad bajo prueba. La calibración también incluye el proceso de ajuste del equipo de prueba para cumplir con el estándar.

El equipo se debe calibrar cuando han pasado un número de horas operativas determinadas, cuando un instrumento ha estado sujeto a un impacto o vibración inesperados que puedan haberlo desviado de sus límites específicos.

El objetivo de la calibración es determinar el grado de precisión de un instrumento o sensor. Aunque hoy en día la mayoría de los instrumentos son muy precisos, habitualmente los organismos reguladores necesitan saber el grado de imprecisión de un instrumento concreto y si se desvía de la variación permisible a lo largo del tiempo. (más…)

Read More